Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘MemoriaHistórica’

Fosa Común - Cementerio Ciriego - SantanderJesús Paz era mi tío,  uno de los hermanos de mi padre, y fue otra de las innumerables víctimas del genocidio franquista.

Le fusilaron el 20 de noviembre de 1939, cuando la guerra ya había finalizado y a la edad de 25 años (sí, sólo 25 años). ¡Qué curioso es que quien firmó su condena se haya muerto también un 20 de noviembre!. Pero este otro, a quien prefiero no nombrar, se murió con 82 años y habiendo hecho muchísimo daño. Es muy injusto, sin duda.

Por lo que sé de Jesús, era de estas personas que no dejan indiferente:  buen hermano, hijo, gran amigo y, en definitiva, una buena persona. Seguro que habría sido, por lo menos, tan buen tío mío como lo fue su hermano Hilario. ¡Qué gran pena que no hubiera vivido muchos más años! ¡Y qué gran pena no haberle conocido!

Sé que era un juerguista total, que alrededor de él siempre había risas y una gran camaradería, que tenía unas habilidades increíbles para el deporte, que hacía cosas curiosísimas, como subir boca a bajo árboles o picalinas, o caminar varios  kilómetros, cuesta arriba, haciendo el pino. También tenía grandes aptitudes para la música. Montó, con un grupo de gente, una murga (una charanga) que, por lo que sé, era la sensación en la zona.

Tengo que dar las gracias a Carmen Suárez Nieto (una buena amiga y gran investigadora)  quien hace unos años consiguió toda la información sobre mi tío. Aunque sabíamos que le habían fusilado en Santander y que estaba enterrado en una fosa común, desconocíamos que el lugar era el Cementerio de Ciriego, en Santander. De entre las más de 850 personas enterradas en la fosa común una de ellas es Jesús Paz López.

Carmen fue quien nos hizo llegar la causa completa de mi tío y quien nos dio la oportunidad de leer un puñado de absurdas acusaciones y un montón de informaciones contradictorias, que no hay por donde coger. A ella, que está de ver este tipo de documentos, le extrañó muchísimo que hubiera tanta documentación. Me decía que era como si hubiesen necesitado muchos papeles para justificar lo injustificable: su pena de muerte, su fusilamiento. El documento que no está es el que mi tío Hilario llegó a entregar al penal del Dueso, el mismo día que le habían fusilado y con el que se esperaba que le conmutara la pena de muerte. ¡Qué pena!

También quiero agradecer desde aquí lo que hizo Antonio Ontañón. Fue quien investigó la fosa común de Ciriego y publicó el libro “Rescatados en el olvido” que no he conseguido localizar hasta ahora (si alguien sabe cómo puedo conseguir un ejemplar se lo agradecería enormemente). También Ontañón remitió al Juez Garzón en 2008 los datos sobre la represión franquista en Cantabria (ver noticia).

Hace un tiempo  fuimos a Santander a visitar el lugar en el que están los restos de Jesús. La sensación es sin duda extraña, pero tienes la sensación de al menos estar honrando la memoria de alguien que no se merecía que le hicieran lo que le hicieron. Gracias a Ontañón y a la asociación de víctimas, el lugar es bonito, a pesar de ser un cementerio. Hay un monumento central a las víctimas y en unos 10 monolitos han colocado lápidas con los nombres de todas las personas fallecidas. ¡Qué pena que lo hubieran visto ni mi abuela Carmiña, ni mi padre, ni mi tío Hilario!

Sinceramente, creo que no podemos olvidar lo que ha pasado en este país, que me alegra que tengamos una Ley de Memoria Histórica y que me apena mucho lo que se le ha hecho a Garzón. Creo que no deberían quedar inmunes, quienes han asesinado a tantas personas y han destrozado tantas vidas.

Doy mi enhorabuena a la iniciativa Todos los Nombres, una comunidad a la que estoy inscrita y en la que se muestra el listado de las víctimas de Asturias durante la Guerra Civil y postguerra, y en la que también aparece Jamín, Benjamín Vázquez Villanueva, un hermano de mi otro abuelo.

Si alguien sabe algo de mi tío, le agradecería que me lo contara.

Read Full Post »